viernes, 1 de junio de 2012

El cinismo y las convicciones

Nicolas Sarkozy and Edouard Balladur.© Reuters
Hace ya cuatro años tuve la oportunidad de reseñar para Nueva Revista un libro de Édouard Balladur, "Maquiavelo en democracia". 

Quien fuera primer ministro francés (1993-1995) recuperaba, sin suscribir, la teoría política de Maquiavelo para explicar que en "democracia o dictadura, el objetivo continúa siendo el mismo: la conquista y la posesión del poder".


Un conocido consultor político, Dick Morris, autor de El nuevo príncipe, admite una mayor variedad de intenciones entre los políticos y distingue entre tres clases: los idealistas fallidos, que tienen una visión del futuro pero no consiguen comunicarla; los demagogos, que, no teniendo una visión del futuro, se contentan con halagar a su audiencia, y los idealistas astutos, que, teniendo una visión del futuro consiguen, además, comunicarla.

Hoy, en un entorno de crisis, la labor de comunicación de los gobiernos se ha vuelto más difícil. ¿Qué papel deben adoptar?, ¿son capaces?